BIM es el acrónimo de Building Information Modelling.

Hablando de BIM, la primera cuestión que surge al leer estas tres palabras nace del carácter polisémico de las mismas. En especial, los términos “Building” y “Modelling”.

Lamentablemente son muchos quienes han dado por buena la primera definición de ambos términos sin detenerse a pensar por un momento que esas tres palabras no están ahí por casualidad, sino que son la síntesis de una cuestión que, siendo compleja, se formula precisamente de este modo, y no otro, para explicar su solución.

“Building”

De acuerdo. Un “building” es un edificio, pero en el contexto que estamos analizando nos referimos al proceso edificatorio. No hablamos de un hecho constructivo como suele asociarse de modo directo, sino del enorme y vasto proceso que su existencia genera. BIM hace referencia a TODA la vida de una construcción, del ciclo de vida.Las edificaciones no se limitan únicamente a un proyecto y una obra. Desde que surge la necesidad de proceder a la creación de una construcción hay toda una industria que se pone en marcha. Es la industria del AECO (Architecture, Engineering, Construction, Operations). Y dentro de esta cuestión, una vez más, vayamos por partes. 

 

No hablamos únicamente de un edificio, sino de cualquier entidad que requiera la intervención de la industria AECO. Esto implica que BIM abarca desde una simple vivienda unifamiliar hasta una central nuclear, un aeropuerto, un aparcamiento, un puerto, estaciones de tren, un puente, … Nos referimos a todo hecho construible.Y tampoco hablamos únicamente del proyecto y obra. Esta es otra de las grandes diferencias que aporta el concepto BIM. Hablamos del ciclo de vida. Pero ¿Qué queremos decir con que el BIM supone un cambio de paradigma en esta cuestión?

Pues nada más y nada menos que asumimos que el modo tradicional de llevar esto a cabo en una 

incorporando los profesionales a medida que “les llega su turno” es una mala idea. El concepto esencial del BIM es que los diferentes agentes colaboren. Si los juntamos a todos desde la fase temprana del diseño, es mucho más eficaz porque todos aportarán su punto de vista, pondrán sobre la mesa las necesidades de cada gremio y fase, de modo que el hecho constructivo no tendrá sobresaltos, no habrá incertidumbres y todos los sectores sabrán que las necesidades de unos y otros se contemplan desde el principio y hasta el final de la vida útil del activo construido. La creación de dicho entorno colaborativo es el pilar fundamental del BIM.

“Modelling”

Hablar de “Modelar” tampoco es un término correcto. La primera descripción del término nos lleva a lo plástico. De modo directo nos llevaría a pensar en modelar un muro, un pilar, una ventana.

Sin embargo, en el contexto relativo al BIM, modelar hace referencia a gestionar, planificar, transmitir.

 

Podríamos utilizar más verbos, pero lo importante es fijar el concepto de que, asumiendo que este paradigma parte de la colaboración, modelar se refiere al proceso de organización de los datos necesarios para poder llevar a cabo el hecho constructivo de un modo eficiente, y aquí entran todas las cuestiones que esperamos al respecto: desde los valores más considerados en la

actualidad como la calidad, economía y la seguridad, a los valores vitrubianos de firmitas, utilitas y venustas.

Por tanto, cuando hablamos de BIM, es oportuno también matizar que el modelado de la forma (siendo necesario para la definición del bien a construir), debe entenderse como algo que trasciende dicha cuestión.

“Information”

Esta es la tercera pata de la mesa, y en realidad el término fundamental del BIM. La evolución de los sist“Modelling”. Hablar de “Modelar” tampoco es un término correcto. La primera descripción del término nos lleva a lo plástico. De modo directo nos llevaría a pensar en modelar un muro, un pilar, una ventana. Sin embargo, en el contexto relativo al BIM, modelar hace referencia a gestionar, planificar, transmitir. Podríamos utilizar más verbos, pero lo importante es fijar el concepto de que, asumiendo que este paradigma parte de la colaboración, modelar se refiere al proceso de organización de los datos necesarios para poder llevar a cabo el hecho constructivo de un modo eficiente, y aquí entran todas las cuestiones 

que esperamos al respecto: desde los valores más considerados en la actualidad como la calidad, economía y la seguridad, a los valores vitrubianos de firmitas, utilitas y venustas. Por tanto, cuando hablamos de BIM, es oportuno también matizar que el modelado de la forma (siendo necesario para la definición del bien a construir), debe entenderse como algo que trasciende dicha cuestión.emas nos ha permitido incorporar datos a los vectores elementales con que en los años 90 sustituimos el lápiz y el papel por pantallas, ratones y plotters.No estuvo mal aquella época. Quienes tuvimos la suerte de vivirla sentimos algo parecido a lo de “Video killed the radio star”, pero afortunadamente la tecnología ha ido hacia delante de un modo obvio, y muy especialmente en lo que a la sencillez se refiere. Me refiero al UX, al User Experience.

Incorporar datos a los elementos que creamos es cada día no solo más fácil, sino más necesario.

La organización de esta información sobre estándares abiertos (OpenBIM), permite el intercambio de la misma y establecer entornos colaborativos con independencia de plataformas comerciales de uno u otro fabricante.Pasar el ratón sobre un elemento y acceder a una información permanentemente actualizada que nos describe sus componentes, criterios de puesta en servicio, operaciones de mantenimiento, etc. es cada día más sencillo. Por ello, si bien la información es un pilar esencial en BIM poder compartirla, colaborar y debatir sobre ella es una de las características principales.

Por último, pero no menos significativo, nos gustaría recordar que aunque para algunos descubrir el BIM sea el acontecimiento del año, lleva entre nosotros más de 30.

Nuestra experiencia comenzó en 1996, y estamos encantados de compartirla.